Planta de Tratamiento de Aguas Residuales

El tratamiento de aguas residuales que propone Chimaná Village consiste en, previa separación de aguas grises y negras, la instalación de humedales artificiales que actúan como filtros naturales. Las aguas resultantes del tratamiento serán reutilizadas para el riego de los jardines del complejo hotelero.

Estos sistemas, además de no necesitar mantenimiento ni consumir energía eléctrica, son muy efectivos y no producen olores. Los biofiltros se construyen utilizando diferentes especies de plantas que abundan en la zona, entre ellos el Vetiver o bambú.

Comparte